Joe Biden

Y dejar el uso de la fuerza armada como último recurso.
Joe Biden y Ursula von der Leyen han emitido un comunicado conjunto para asegurar un flujo "constante, suficiente y oportuno" de energía.
El ministro de Exteriores ruso abre la puerta al reconocimiento de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk.
EEUU pide a China que "use su influencia" y Pekín reclama que se aborden las "preocupaciones legítimas" de Moscú.
En su segunda llamada de 2022, el presidente de Ucrania agradeció al estadounidense la colaboración en materia de defensa y armamento ante la amenaza rusa.
Pekín había entrado en el tablero de la crisis horas antes, al avisar a Washington de que debe “respetar las legítimas preocupaciones” de Moscú.
El ministro de Exteriores ruso asegura que Putin responderá él mismo a la carta en la que rechazan sus exigencias sobre la crisis de Ucrania.
Pekín insta a Washington a tomarse con "seriedad" las preocupaciones de seguridad de Moscú.
La jubilación del progresista Breyer no alterará en todo caso la aplastante mayoría conservadora en el tribunal.
La OTAN también mueve ficha y Rusia estudiará las propuestas, aunque sin definir un plazo.
Moscú asegura que no se quedará de "brazos cruzados" ante las acciones de Occidente.
Desde el Kremlin aseguran que no cerrarán el suministro a pesar de las posibles sanciones que puedan recibir.
La drástica caída de las reservas implica que cualquier imprevisto en la cadena de suministro puede tener graves consecuencias.
Pero advierte con fuertes sanciones económicas directamente a Putin en caso de que Rusia entre en territorio ucraniano.
Washington no responde a las exigencias de Moscú, pero sí pone en "alerta elevada" a 8.500 soldados, mientras Macron trata de sentar a las partes en una mesa, en París.
El presidente de Estados Unidos ha llamado al periodista para transmitirle sus disculpas.
El Kremlin no aclara cómo respondería Moscú a una negativa de la OTAN y la UE a sus exigencias sobre Ucrania.
La OTAN avisa de que habrá "costes graves" si Rusia ataca a Ucrania.
El insulto ocurrió después de que el reportero Peter Doocy le preguntara si creía que la inflación en EEUU podía suponer un “lastre político”.
“He tenido una reunión muy, muy, muy buena", ha asegurado el presidente de EEUU tras la reunión con varios de los principales líderes europeos.