marta flich

Crisis de suministros, deslocalización, aumento del precio de la energía, protestas en el sector industrial... ¡cuántos frentes!
Comencemos con un spoiler: Bruselas s√≠ le ha dado un toque a la patronal espa√Īola.
¬ŅQu√© es m√°s importante, la realidad o la percepci√≥n que tenemos de la realidad?
Podemos hablar de minucias o hablar de asuntos realmente importantes, como la política de Whatsapp.
¬ŅA qui√©n le interesa la inflamaci√≥n a golpe de tuit?
La politización de la justicia, el perenne apocalipsis y la apropiación de avances sociales.
Hay gente que se ha levantado por la ma√Īana y ha ido al desfile solo para proyectar sus frustraciones.
Lo inteligente no es dejar de pagar. Es que el que paga menos o no paga, pague.
Basta ya de discursos de odio. Pero luego no hacemos cordón sanitario.
¬ŅCu√°ndo se vota para nominar a los expulsados de la pol√≠tica actual?
La política de la destrucción necesita desgracias para que su existencia tenga sentido.
En 'Buena mar', un periodista se embarca en el Carrumeiro para adentrarse en el Gran Sol y conocer de primera mano la dureza de la vida en el océano.
El Gobierno est√° para solucionar los problemas de la gente, actuales y heredados.
Ya hemos visto que construir es complicado, destruir es f√°cil. Total, solo tienes que ir a rebufo y mentir.
El desconocimiento puede convertir a las personas circunstancialmente, pero no implica maldad.
Una vez más, las ideologías sí importan, votas las sostenibilidad medioambiental.
El eurodiputado ha abandonado el plató del programa tras el duro encontronazo.
¬ŅQui√©n no querr√≠a estar en el equipo ganador?
Desconfía de los que se dedican a promover la crispación y perjudicar la convivencia.
No puede haber equidistancia entre fascismo y democracia, igual que no hay entre terraplanistas y científicos.